miércoles, 13 de diciembre de 2006

El camino se hace dando pasos

Son las once de la noche, de una fría noche, noche que se repite desde hace ya algunos años, noche en la que paseo, solo, pensando, pensando en ti, pensando en la soledad, soledad en la que me refugio. Cuantas veces he trenzado pensamientos usando esa palabra en algún momento, la he usado a lo largo de distintos años, de distintos lugares, para pensar en diferentes soledades. Ahora las palabras paseo y soledad se mezclan con imágenes de un puerto extranjero, con una carretera toledana, o imágenes de mi añorado hogar… y todas juntas, en mi soledad, me hacen sentir como un loco, o un desheredado, o un desdichado… ¡es que nunca se irá!… quizás es eso, quizás no se tiene que ir, o es que no se puede ir, pues estar solo es estar con uno mismo, y estar con uno mismo es estar con alguien. Si lo sé ya, esa lección la tengo que aprender, pero me cuesta por que no la quiero aprender…miro a otros sitios, y veo a otra gente, ¡que fácil es la vida para ellos! No han tenido que aprender tan dolorosas lecciones para encontrar una alma compartida, para sentirse a gusto en soledad, para tener esa paz que anhelo.

Lo se, yo no he tenido esa suerte, o esa desgracia, yo tengo que aprender aún muchas lecciones, muchas todavía ni las conozco, y a veces pienso que no seré capaz y me rindo antes siquiera de intentarlo, pues me siento mareado, abrumado, me siento débil ante la tarea de llegar a ser quien ya soy, y busco excusas, es tan fácil encontrarlas… pero el camino se hace dando pasos, y aunque a mi no me lo pueda parecer, y por pequeños que sean, son pasitos…

Alguien me enseñó a dar esos pasos, desde naAn que me enseño a pensar, a no dejarme arrastrar y que me dio fuerza para empezar a caminar, a neJa, que me enseñó que las cosas no son blanco o negro, y que me dio un ejemplo de fuerza y humanidad, a saRo, quien me enseñó caminos nuevos, caminos que marcarán mi vida, a seMont con la que los caminos se fueron haciendo uno, con la que he comprendido y aprendido tanto… incluso algo tan importante como lo que es el amor. Amor he sentido por vosotras, por todas, primero uno egoísta, infantil quizás… luego otro sentimiento más puro ha tomado su lugar, un sentimiento de cariño, de amistad… de amor.

A vosotras os doy las gracias… y un beso…

2 comentarios:

fantasía dijo...

Qué bonito lo que dices... y lo entiendo; entiendo cada palabra escrita y cada palabra omitida. Leo las líneas y los espacios en blanco y te veo, y te siento, y te comprendo. Pero ya sabes cómo pienso respecto a según que cosas. La prisa... la prisa nos mata, ¿verdad? ¡Qué te voy a contar que tú no sepas!
Estás juntando piezas, no tengas prisa, no te desesperes; intenta disfrutar del proceso y aprender de él, ya llegará el momento de que encajen...
Has sido muy generoso con "ellas" en tu post. Estoy segura que sólo fue un intercambio, tú también les aportaste muchas cosas, seguro...Pero ¿sabes? Eres un encanto y te quiero mucho y puestos a dar las gracias, debería hacerlo yo ¿no crees? Gracias por todo y por el beso ;-)
Te beso

Anna dijo...

Me alegro mucho que hayas podido aprender cosas de cada persona con la que has estado; eso creo que es lo mas importante; porque cada una te ha regalado algo. Piensa en unas escaleras; piensa que cada persona o situacion te ayudan a subirla. Creo que asi se debe ir por la vida; abierto a aprender y dar... amor! Y solo quiza, estas destinado a encontrar a alguien que te haga tan dichoso y viceversa que decides que quieres que te acompanye el resto de tu vida. Quien sabe? Aun asi, la vida esta para aprender lecciones, no? Esperemos que todas buenas.

Tambien creo que eres un poco duro contigo mismo. No seas tan estricto y simplemente vive, que bastante es eso. No analices tanto que al final vas a perder el tren.

Un beso.